miércoles, 3 de febrero de 2016

Fantasmada 3: La educación española

España, país con historia, lamentablemente no muy culta, España es ese país donde siempre el pueblo ha estado sometido a algo (y aún sigue), ya sean reyes, dictadores, multinacionales y bancos, políticos corruptos y etc. Nunca ha habido un periodo extenso en el que los españoles hayan podido decidir por si mismos, y si estoy diciendo esto en 2016, en plena era de la información, donde practicamente se supone que no hay analfabetismo, y es cierto hoy día el analfabetismo esta casi totalmente erradicado.
-"Entonces, ¿De que te quejas?" -Se preguntará alguno-
No me quejo del analfabetismo corriente, me quejo del que no podemos ver, del que casi es impercibible para el ojo inexperto, me quejo de la sobreinformación, de la falta de cultura en la sociedad, me quejo de lo poco que les preocupa a los ciudadanos lo que pasa realmente en su país, de la falta de medios de información que no dependan de un empresario y de los intereses de este.
Así es todos los medios pertenecen a las empresas y como tales enseñan lo que quieren, cuando quieren y como quieren. Ahí es donde la cultura española destaca mas, tenemos fama de que somos descuidados con quien nos gobierna, de que hasta que no nos falte el pan no salgamos a protestar, y es cierto y así a pasado, hasta la llegada de la crisis poco importaba que los empresarios explotasen a la gente y que hubiera indigentes y que los políticos de turno se llevaran cosas sin rendir cuentas a nadie; Mientras no me falte el pan y gane un sueldo digno lo que pase me da igual, mientras pueda seguir viendo la televisión poco me importa.
A la sociedad española le hace falta despertar y tomar conciencia de que ellos marcan su camino, de que en sus manos está el poder político y sobre todo de que juntos como pueblo podemos cambiar el destino del mundo.
Nuestras manos son las únicas capaces de generar productos nuevos, nuestro ingenio el único de imaginar cosas que hasta hace 20 años no existían, nuestra fuerza está en la unión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario